-Artículos-

enero 11, 2022

Archaeamphora longicervia

Lo primero que se nos viene a la mente cuando escuchamos planta carnívora es “¡Dame comida!” pero antes de eso, nuestros queridos vegetales tuvieron que pasar por un pesado proceso que entrecomillaremos “evolución”. 

Si viste la película de Cerdos y diamantes (Snatch) quizá recuerdes que por ahí se mencionaba que un puerco lo suficientemente hambriento puede comer carne humana, pues lo mismo sucedió con los ancestros de estas plantas, los cuales tuvieron que sobrevivir en un ambiente falto de nutrientes -así como tú antes de la quincena- hasta mutar, cambiando su composición para transformarse en cazadoras independientes de moscas y cualesquiera que fuesen los pobres insectos que osaran posar en sus trampas mortales. 

¿Te imaginas qué sorpresa ser asesinado por una planta? Sin duda toda una revolución de un reino.

Archaeamphora longicervia

Planta extinta encontrada en China, único fósil encontrado y planta carnívora más primitiva conocida.

Lo interesante es que existen diversas plantas insectívoras cuyo diseño variado y oscuramente creativo sirve para un mismo propósito, matar, lo cual suena como la temible inventiva de la santa inquisición… Las hay desde las famosas venus, que poseen una especie de colmillos y actúan a modo de bocas; también las de cabellos pegajosos o incluso las jarras, que sirven como contenedores mortales cuando un bicho resbala en su interior. 

Estos son sólo algunos ejemplos, lo interesante es que, según investigaciones realmente serias, todas estas plantas parecen haber evolucionado cada una por su parte, en distintos tiempos y distancias, lo cual lo transforma en un objeto de estudio sumamente interesante para nosotros pero terrorífico para las moscas. Auch.